John Hartley, agente de la Interpol, no tendrá otro remedio que aliarse con el ladrón de arte más célebre de todos los tiempos, Nolan Booth, para capturar a la ladrona de arte más buscada del presente: la seductora y peligrosa Sarah Black.